Archivos importados

Blog / cuidando la salud



¿Deshidratado por el calor? No olvides tomar mucha agua purificada

 
 
La temporada de calor ha iniciado y con ella algunos problemas de salud que podemos evitar si estamos bien hidratados. El agua juega muchos papeles importantes en nuestro organismo. El agua es el componente mayoritario de las células del cuerpo (excepto en el caso de la células grasas) y también protege y es lubrificante para el cerebro y las articulaciones. El agua transporta los nutrimentos a las células del cuerpo y se encarga de retirar de las mismas los residuos o sustancias de deshechos.
 
También ayuda a regular la temperatura corporal mediante la redistribución del calor desde tejidos activos hasta la piel y mediante el enfriamiento del cuerpo a través del sudor.
 
Factores como las altas temperaturas o exceso de ejercicio, pueden provocar  deshidratación en las personas. Algunos de sus síntomas son fatiga, somnolencia, calambres y taquicardias, provocados por la descompensación del organismo, siendo los más vulnerables los niños menores de 6 años y los adultos mayores de 60.
 
¿Cuáles son las causas de la deshidratación y cuántos vasos de agua se deben ingerir diariamente?
 
En los niños y adolescentes una causa habitual de la deshidratación son las enfermedades gastrointestinales que pueden hacerle perder mucho líquido por los vómitos y diarrea y estas se incrementan en temporada de calor.
 
La deshidratación ocurre cuando se presenta un déficit entre el agua que se toma y la que elimina el cuerpo a través del sudor, la orina, el llanto, etc.
 
Se recomienda tomar entre litro y medio y dos litros de agua purificada cada día, sin embargo esto depende de la edad, condición física y actividad que se desarrolle.
 
Entre los síntomas de deshidratación están: Sequedad de piel y mucosas, debilidad, poca orina, presión arterial baja, confusión, trastorno del estado de conciencia (incluso convulsiones), taquicardia, insuficiencia renal y puede cuando es severa ocasionar un desequilibrio entre los electrolitos básicos como lo son el sodio y el potasio, lo que puede llevar a convulsiones, trastornos cardiovasculares y hasta la muerte.
 
Para evitar una deshidratación se debe consumir abundante agua y líquidos durante el día, protegerse del sol, evitar ejercicios físicos o actividades al aire libre en las mayores horas de sol y controlar   adecuadamente el uso de medicamentos con efecto diurético.
 
A continuación se presentan algunos de los beneficios más importantes de la hidratación:
 
Cerebro: Cuando estamos adecuadamente hidratados, las células del cerebro reciben sangre oxigenada y el cerebro se mantiene alerta.
 
Células: La hidratación del cuerpo es importante para transportar hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, así como oxígeno, a las células. De esta forma, las células son capaces de producir la energía necesaria para un buen funcionamiento del cuerpo.
 
Tracto digestivo: La hidratación juega un papel importante en la digestión de la comida y en la absorción de nutrientes en el sistema gastrointestinal.
 
Corazón: Los líquidos son importantes para el funcionamiento del corazón y una buena regulación del balance de agua es esencial para mantener la tensión arterial dentro de unos límites saludables.
 
Riñones: El consumo adecuado de agua es esencial para que los riñones funcionen bien, ayudándolos a eliminar residuos y nutrientes innecesarios a través de la orina. Los riñones regulan los niveles de agua del cuerpo aumentando o reduciendo el flujo de orina. Los riñones también controlan los niveles normales de sodio y otros electrolitos.
 
Músculos y articulaciones.  El agua actúa como un lubrificante para los músculos y las articulaciones: ayuda a proteger a las articulaciones y a que los músculos funcionen correctamente.
 
Piel: La piel constituye una barrera contra agentes patógenos y contribuye a prevenir el desarrollo de procesos infecciosos y alérgicos. Existe la creencia de que una adecuada hidratación ayuda a humedecer los tejidos del cuerpo y a preservar la elasticidad, suavidad y color de la piel, aunque esto no se ha investigado en profundidad.
 
Temperatura: El agua corporal juega un papel importante como termorregulador, regulando la temperatura global del cuerpo mediante la disipación del calor. Si el cuerpo se calienta demasiado, pierde agua a través del sudor y la evaporación de éste en la superficie de la piel disipa el calor del cuerpo. El sudor es la forma más efectiva de prevenir el sobrecalentamiento del cuerpo.
 
Existen diferentes tipos de deshidratación, desde leve a severa, los mismo es tan determinados por varios factores como ejercicio vigoroso especialmente en climas muy calurosos; la fiebre o sudoración excesiva.

 

Pero si bien tomar abundante agua es vital, también hay que cuidar el tipo de agua que se toma, ya que ésta debe estar libre de virus, bacterias, parásitos y pesticidas por lo que. PureIt®, te ofrece una alternativa para mantener un consumo de agua adecuado. Es el único purificador que cuenta con tecnología Germkill que elimina, convirtiendo el agua segura para beber, además puedes ahorrar mucho dinero si evitas comprar agua embotellada.